Update on the Bucket List

I’ve been hard at work scratching items off of my and Joanna’s León/Occidente Bucket List:

  • Isla Juan Venado
  • Salinas Grandes Beach
  • Volcan Cosigüina
  • Volcan San Cristobal
  • Volcan Telica
  • Momotombo
  • Momotombito
  • Nagarote
  • León Viejo
  • Jiquilillo Beach
  • Wetlands of Chinandega
  • Climb the Cathedral
  • Ruben Darío Museum (which is a block from my house)
  • Myths and Legends Museum
  • Botanical Gardens

On Sunday morning I scratched off the Darío Museum with my friend Thomas, who lives in the department of Matagalpa. And rumors has it that a trip to Telica is in the works for this Sunday.

The museum is small. It is just a few rooms with memorabilia, books, and commemorations. But Darió has had a profound effect on Nicaragua. He is undoubtedly the favorite son. The most popular Nicaraguan of all time. Plenty of Nicaraguans adore Sandino and the revolutionaries who took inspiration from him, but they are also all controversial. Darió certainly takes the cake. And Nicaraguans love poetry. No public event is complete without an homage to Darió or another poetry reading. Restaurants are named after Darió’s poems. There are poetry competitions in schools and readings at local bars, restaurants, and cultural centers. My Austrian friend, Maggie, just won an award at the university for her Spanish language poem, “León, Mi Querido.” I have not read it yet, but I would like to.

IMG_2763

Also at the Museum, I liked seeing that one of Darió’s poems is called “Momotombo:”

O vieux Momotombo, colosse chauve et nu…

– Victor Hugo

El tren iba rodando sobre sus rieles. Era
en los días de mi dorada primavera
y era en mi Nicaragua natal.
De pronto, entre las copas de los árboles, vi
un cono gigantesco, «calvo y desnudo», y
lleno de antiguo orgullo triunfal.

Ya había yo leído a Hugo y la leyenda
que Squire le enseñó. Como una vasta tienda
vi aquel coloso negro ante el sol,
maravilloso de majestad. Padre viejo
que se duplica en el armonioso espejo
de un agua perla, esmeralda, col.

Agua de un vario verde y de un gris tan cambiante,
que discernir no deja su ópalo y su diamante,
a la vasta llama tropical.
¡Momotombo se alzaba lírico y soberano,
yo tenía quince años: una estrella en la mano!
Y era en mi Nicaragua natal.

Ya estaba yo nutrido de Oviedo y de Gomara,
y mi alma florida soñaba historia rara,
fábula, cuento, romance, amor
de conquistas, victorias de caballeros bravos,
incas y sacerdotes, prisioneros y esclavos,
plumas y oro, audacia, esplendor.

Y llegué y vi en las nubes la prestigiosa testa
de aquel cono de siglos, de aquel volcán de gesta,
que era ante mí de revelación.
Señor de las alturas, emperador del agua,
a sus pies el divino lago de Managua,
con islas todas luz y canción.

¡Momotombo! -exclamé- ¡oh nombre de epopeya!
Con razón Hugo el grande en tu onomatopeya
ritmo escuchó que es de eternidad.
Dijérase que fueses para las sombras dique,
desde que oyera el blanco la lengua del cacique
en sus discursos de libertad.

Padre de fuego y piedra, yo te pedí ese día
tu secreto de llamas, tu arcano de armonía,
la iniciación que podías dar;
por ti pensé en lo inmenso de Osas y Peliones,
en que arriba hay titanes en las constelaciones
y abajo dentro la tierra y el mar.

¡Oh Momotombo ronco y sonoro! Te amo
porque a tu evocación vienen a mí otra vez,
obedeciendo a un íntimo reclamo
perfumes de mi infancia, brisas de mi niñez.

¡Los estandartes de la tarde y de la aurora!
Nunca los vi más bellos que alzados sobre ti,
toda zafir la cúpula sonora
sobre los triunfos de oro, de esmeralda y rubí.

Cuando las babilonias del Poniente
en purpúreas catástrofes hacia la inmensidad
rodaban tras la augusta soberbia de tu frente,
eras tú como el símbolo de la Serenidad.

En tu incesante homalla vi la perpetua guerra,
en tu roca unidades que nunca acabarán.
Sentí en tus terremotos la brama de la tierra
y la inmortalidad de Pan.

¡Con un alma volcánica entré en la dura vida,
Aquilón y huracán sufrió mi corazón
y de mi mente mueven la cimera encendida
huracán y Aquilón!

Tu voz escuchó un día Cristóforo Colombo;
Hugo cantó tu gesta legendaria. Los dos
fueron, como tú, enormes, Momotombo,
montañas habitadas por el fuego de Dios.

¡Hacia el misterio caen poetas y montañas;
y romperase el cielo de cristal
cuando luchen sonando de Pan las siete cañas
y la trompeta del Juicio final!

IMG_2759

This entry was posted in León, Travel and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to Update on the Bucket List

  1. Pingback: Nagarote | Incidents of Travel

  2. Pingback: Wormhole Telica | Incidents of Travel

  3. Pingback: The Lion’s Den | Incidents of Travel

  4. Pingback: Aaron in Nicaragua | Incidents of Travel

  5. Pingback: At a Crossroads | Incidents of Travel

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s